8 sept. 2011

Por la orilla del río (IV). El resto de invitados

Y cierro ya esta parte, por lo menos durante esta semana, no sé si podre volver al chamizo. Si el tiempo continúa así, si los Ciervos aguantan todavía los amores y si el río no sube, pues igual para la siguiente lo vuelvo a usar, a seguir buscando una foto decente del Mirlo, si no, hasta el año que viene, o al siguiente, ya se verá.
El caso es que un par de días de hide dan para bastante, como ya puse por ahí, estoy particularmente contento con éste, creo que está muy bien disimulado y situado, y, si bien iba a por una especie en concreto al final me sorprendió con cuatro regalos más.
Si hubiera estado más adelantado el mes, o ya en octubre, no hubiera dudado que buenas fotos le hubiera hecho a la Lavandera cascadeña, bastante habitual en este río, pero más abundante en el otoño, con tres o cuatro individuos rondando la cámara, seguro, por lo menos otros años así ha sido.
El primer día ni las ví ni las oí, las eché de menos por eso de estar junto al río pero nada más, al segundo, ya desmontando los aparatos, se me apareció una, hala, vuelta a montar todo otra vez. 
Son bastante confiadas, incluso llegué a tener que bajar zoom porque se me iban de enfoque.






Finalmente, otro que sí que rondó los dos días fue el Arrendajo, escandaloso donde los haya y con apariciones puntuales.



2 comentarios:

Dani dijo...

Cómo ganan las fotos al pinchar en ellas. Mis felicitaciones, puesto que las lavanderas te han quedado de primera. Y el arrendajo, con lo difíciles que son por aquí, (y supongo que por allí), que bueno. Saludos.

fenixavisunica dijo...

¡Ay, cuando mi pille mi suegru al glayu! Ni una cereza libra...