6 sept. 2011

Por la orilla del río. Martín pescador


Con éste son 4 años que no falto a la cita con la familia de Mirlos acuáticos por estas fechas. Tengo la suerte de tenerlos muy asequibles y siempre han estado ahí, desde que era crío han habitado esta parte del río y cuando tocaba ir a la huerta siempre me acercaba a verlos.
De estos cuatro años de cámara, sólo hace tres años se dejaron hacer, y un poco de chiripa, ya que en medio de una discusión entre dos se me posaron bastante cerca, además piando como descosidos y bastante fotogénicos, un poco fuera de las normales de este pájaro que suelen ser tranquilamente comiendo sobre una piedra o buceando. El resto de los años más o menos cerca y con más o menos fortuna. 
Siempre monto hide, en función de las posibilidades que me da el río: si ha dejado bien la orilla, si no hay maleza, etc... y en puntos que ya tengo fichados, pero siempre le he tenido ganas a un rabión en especial, con bastante piedra asomando y a la sombra, que son los que prefieren.
Este año, ¡sorpresa!, una plataforma de raices de aliso, con un buen acceso y a dos metros escasos de ese rabión, ideal para montar el tinglado. Eso sí, utilicé toda la broza que fui encontrando por ahí, y unos recortes de toldo que tenía por casa, no sea que suba el agua algún día y me lo lleve, porque el sitio promete y merece la pena dejarlo instalado. Quizá en esta foto se aprecie el montaje:

Ahí a la derecha se aprecian los toldos...

Elijo septiembre y octubre por varias razones, la principal, que ha terminado la temporada de pesca y ya no hay gente por el río. Luego, y no menos importantes, que no suele estar el río muy alto y además suele haber buena luz y relativo buen tiempo...
Señal de que el chiringuito funciona fue que la hora escasa de estar en él se me acercan cuatro Ánades reales (Azulones), que otra cosa no, pero desconfiados lo son, y bastante, estos ejemplares silvestres, uno llegó a acercarse bastante. (Al usar toldo consigo que no se vea al trasluz mi sombra).




El Mirlo acuático estaba por la zona, siempre lo está, pero no se acercó mucho, estoy convencido que no recela del montaje (visto lo visto con los Ánades) y será cuestión de tiempo que se acerqué a las piedras que tanto le gustan, ésto es lo máximo que llegó hoy, ya a la hora de marchar.



A unos 4 ó 5 metros hay una pequeña poza, mientras montaba todo el otro día me dio por poner una rama encima, por si acaso el Martín le apetecía pasar, ¿quién sabe?... Y pasó, vaya si pasó...
Primero una paradita, a ver que se cuece.


Luego zambullida, que me pilla por sorpresa, y vuelta con el almuerzo.


Unos golpecitos para rematar.



 Y todo para adentro.



¡¡Quieto!! ¿Qué será eso que se mueve, otro piscolabis?


Ah no, no era nada.


Por lo demás, por arriba andaban moviéndose bastantes Carboneros y Mosquiteros, pero a esos no los pillé, bastante tenía con atender a lo de delante.
En definitiva, un día de los que te hacen volver con una sonrisa.


10 comentarios:

elcamperoinquieto.com dijo...

Que guapo y bien escojido el lugar!
Por cierto como haces para salir y que no te vean....no vaya a ser que "quemes" el sitio...???
Saludos camperos!

Senén SC dijo...

Hola campero. Este sitio es muy cómodo de entrar y salir sin que te vean por la trasera. Aún así salgo sin más, una mirada para ver si hay algo cerca y poco a poco me levanto y salgo. De hecho hoy me fui y seguía el Mirlo por la zona, sin visos de estar asustado...

angeles dijo...

buena serie senen
las del martín me gustan mucho
saludos

Dani dijo...

Qué lugar tan bueno. A la orilla de un río escondido, uno nunca se aburre. Hay fotos muy buenas. En especial me gusta la segunda del ánade y la primera del martín. Saludos.

fenixavisunica dijo...

Muy chula la serie, sí señor. Ya te contaré de un sitio en la Polina donde es fácil instalarse (yo no tengo paciencia para esconderme)y además de los que tú sacas te llevas unas nutrias de premio (nunca fallan). Un saludo.

Senén SC dijo...

Ando loco con esa parte del río, fenixavisunica, les pillé las huellas (a las Nutrias) al final del Alba, lo que pasa que han cerrado el prado y no me atrevo a entrar, y claro, supongo que tengo que montar tinglado, había pensado en aprovechar la caseta de observación, poniéndole rafia en la barandilla, pero más adelante, que ahora viene la berrea... Pero, ya me contarás..

Xurde.A dijo...

Coño!!!Esta entrada no te la había visto.Todo un lujazo de fotos.
Enhorabuena vecín.

fenixavisunica dijo...

Caliente, caliente. Busca, cuando empieza el camino que va al observatorio, justo al acabar las casas de la Polina, una gran roca a la orilla del río (Los Ballenatos, lo llama mi suegro, que era la playa de la Polina cuando la guerra, no te digo nada cómo sería aquello). Bien tempranito, puedes ver cosas que se te salen los ojos de las órbitas, en esa poza.
Doy detalles porque al 99,99% de la gente le sonará a chino, así que no hay peligro, je, je...a ver si nos cruzamos algún día por allí.

Senén SC dijo...

Justo donde decía, pero ahora me da cosa porque cerraron la portilla. Hasta antes del verano estaba sin cerrar y junto con las huellas de la Nutria estaban las mías de la Chiruca... De todos modos habrá que probar entonces un día al amanecer a ver. Gracias por la información y a ver si nos vemos (si hay un coche gris soy yo...)

fenixavisunica dijo...

Si te echen la bronca, di que yes colega de Iván, el yerno (dígase xenro) de menchi y Javier Prado, vecinos de Fernando y Mercedes y Emilio, Rosa, Aladino...a mí ya no me ven con malos ojos cuando me ven bajar del monte fechu un cristo con intenciones no del todo fáciles de xplicar, ja, ja...
No, en serio, son xente bona, no creo que tengas problemas.