27 mar. 2011

Brañasorda

Casi se podría decir que empieza la temporada. Todavía no está en pleno apogeo, pero ya van llegando los habituales, aunque también se echa en falta a alguno que no tardará en aparecer, un poco más metida la primavera.
Por la pista hay bastante jolgorio, sobre todo de Petirrojos, Mirlos, Carboneros garrapinos, Mitos y Pico picapinos. 
Un poco más arriba empiezan a verse los primeros Chochines y a los Acentores comunes buscando sitios dominantes y ya reclamando, aun hay pocos comparado con otros años y no muy confiados, lo mismo que las Tarabillas comunes, de las que solo vi dos parejas.
También tres Ciervas

Acentor común

Tarabilla común (hembra)

Al llegar al robledal echo un rato grande detrás de una pareja de Pico picapinos, como no hay hoja todavía se les ve muy bien, y éstos sí, están relativamente más confiados que otras veces. Aquí va la pareja, se distingue al  macho por la marcada mancha roja en la nuca.

macho

macho

hembra

Tambien en esta parte hay mucho Pinzón vulgar, me parece que más que otros años, por lo menos hay siete machos distintos compitiendo en voces.

Pinzón vulgar (macho)

La parte de hayedo está más tranquila. Se oye algún Carbonero común y garrapinos y sobre todo Trepadores azules, como cosa curiosa con estos últimos que acuden bastante fácil si les imito, a mí manera, el reclamo, se acercan hasta que ven que esa cosa que intenta silbar no es uno de ellos y luego se vuelven.

 Trepador azul

Para acabar en esa parte una pareja de Herrerillos capuchinos, picoteando entre las ramas y el suelo.

 Herrerillo capuchino

Al bajar me encontré con uno de los "debe" del año pasado, una pareja de Curruca rabilarga.
El año pasado las ví unos segundos en septiembre, con el plumaje ya gastado, y aunque casi seguro que lo eran por la forma de posarse, el aleteo espasmódico y ese movimiento de cola característico al volar, ahora sí que las puedo confirmar ya que está el macho en pleno apogeo de colores. Están en el mismo sitio, asi que será cosa de ir pendiente de ellas cada vez que pase y ver si logro alguna foto.

También "perdí" un poco el tiempo mirando para el suelo, en esta época y en ese sitio básicamente son cuatro los tipos de flores que me llaman la atención, unas por la cantidad de ellas que hay, como las Primaveras o los Heléboros (éstos dentro del hayedo sobre todo), y otras por lo llamativo del color y la forma, como los Narcisos, las Violetas y los Dientes de perro. 

Primavera (Prímula vulgaris o acaulis)

Euphorbia amygdaloides (gracias Luis)

 Diente de perro (Erytrhonium denscanis)

 Narciso (Narcissus triandus)

Violeta (Viola hirta)




20 mar. 2011

Carbonero palustre

Bueno, por fin he visto al Carbonero palustre por aquí, siempre se me había resistido, hasta ayer, así que otro para tachar, pero voy por partes.
Tocaba la zona del Pantano de Tanes, como ya hay bastante deshielo los dos embalses andan casi a tope, y los ríos ni digamos, no dan a basto de meter agua, y claro, si no se cabe en el cauce hay que pasar por donde sea.


Andan ya los Anades reales emparejándose y cosas de esas de la primavera, aunque en Tanes, al ser grande y su número no muy abundante, suelen andar dispersos y no muy confiados.

Anade real macho

Por el camino los más activos son los Petirrojos y los Mirlos comunes, compiten en marcar territorios cantando y pegándose con los contrincantes, tienen a veces tal jolgorio que no soy capaz de distinguir quién canta de los dos.

Petirrojo

Según voy ganando altura disminuye el número de Mirlos y se van uniendo Pinzones vulgares, Carboneros comunes, Garrapinos y Zorzales charlos a la algarabía, podría decirse que la cosa está bastante animada para ser el primer día que hace sol medio en serio y que todavía es invierno.


Carbonero común

A mitad de camino hay un bosquete de mezcla de castaño, roble y haya donde escucho a los Picapinos tamborilear y reírse, y para allá que me voy, a ver si los localizo, no es muy difícil sentándose a esperar, si es su territorio tarde o temprano aparecen, como así hicieron, en pareja, intenté pillarles con la cámara, imposible, y entre uno y otro no sabría decir si eran macho y hembra ya en parada o dos machos pegándose por el territorio. Así que como muestra una foto de su trabajo en los árboles.


Este bosquete termina en un collado, que, como cosa curiosa, conserva cuatro refugios de piedra, que supongo que serán para el ganado, en muy buen estado, tanto exterior como interior.


Sentado en el hayedo no tardan en aparecer y oirse Trepadores azules y Agateadores comunes, algún Zorzal charlo, Paloma torcaz, Cuervo, Ratonero y más Picapinos.
Ya de vuelta, por el mismo camino por un pequeño problema con un perro (menuda racha llevo) me voy encontrando con Camachuelo, Herrerillo capuchino y mientras volvía a esperar a la pareja de Picapinos del principio se me aparece un solitario Carbonero palustre, bajó al suelo como misil, cogió una corteza de una castaña y se puso a despacharla tan tranquilo, menos mal, porque si no a ver quien le pilla, con lo inquietos que son.




Carbonero palustre

Con esto ya está hecha la mañana.
Ya de vuelta una parada, pequeña, en Rioseco, donde está la cosa muy baja y de donde me traje solamente a este solitario Cuervo.



13 mar. 2011

Buscando alternativas

Aprovechando que amaneció lloviendo, y como no era cosa de perder la mañana, tocó probar una zona que le tengo echado el ojo desde hace bastante tiempo. Siempre se suelen ver Carboneros, Herrerillos, Mitos, Mosquiteros, etc... en definitiva, todos los que mayormente habitan las matas de Alisos, Sauces y Avellanos que suele haber a los lados de las zonas húmedas. En ésta en particular entra el coche hasta el sitio apropiado, así que es cosa de montar las redes, hacer sitio en el maletero y esperar. 
Es complicado fijar a alguno de éstos, por lo inquietos que son, pero acercar se acercan, y si no fuera por la maraña de ramas seguro que alguna foto hubiera librado.
En definitiva, el sitio promete por lo cómodo y por que puede dar algún que otro resultado, de momento aquí dejo a estos dos hasta que otro día vuelva.

Mito


Reyezuelo listado

8 mar. 2011

Un variado

Pues sí, un auténtico mix de sitios. En principio iba a echar el día por la zona del Río Raigosu, en concreto la ruta que sube a Los Collaos, así que dejé el coche en Mestres y me puse a andar pista para arriba, a eso de las 8 de la mañana. Movimiento más o menos de lo que esperaba, bastantes Petirrojos cantando como locos, algún Mirlo, Arrendajos, Mirlo acuático en el río y un buen repertorio de páridos a los lados del camino cada uno con su forma de reclamar el territorio.
El camino se hace muy agradable, una buena pista que va paralela al río:


Según vamos avanzando se va viendo el pueblo de Los Tornos a nuestra derecha, por cuyos prados andaba a esas horas un Corzo almorzando.


La pista va encajonada y a ambos lados es todo peña, por algo estamos por las cercanias de Peña Mea, y, como no, habiendo roca y alturas forzosamente tarde o temprano tiene que aparecer algún Buitre.


Hay bastante nieve por arriba y eso se nota en el caudal del río, no hay un metro que no tenga algún rabión o alguna cascadilla.



Pero, cuando ya llevaba tres cuartos de hora o así andando tengo un cruce de palabras con un par de mastines que andaban por ahí sueltos, y que se me pusieron en medio del camino y me dejaron muy clarito que yo por ahí no pasaba, así que les dí la razón y media vuelta, con pesar porque hacía unos veinte años que no subía por la zona y me quedé con las ganas, pero bueno, otra vez será...






















Como no era cosa de perder el día tiré para la Preciente, como ya terminó la caza ya puedo estar tranquil por ahí. La hora ya no era buena y empezaba a picar un poco el sol, así que movimiento poco, además, aunque pueda parecer lo contrario, la primavera todavía no llegó y los bichos lo saben y se limitan a empezar a buscar pareja y a reclamar los territorios.
Subiendo me salen un par de Mirlos comunes, un Chochín, un Mosquitero que me parece común, aunque con dudas, y un Petirrojo.

Petirrojo

Por la zona donde debería de estar abarrotado de Tarabillas, Acentores y Escribanos montesinos, nada de nada, un solitario Ratonero dando vueltas.


Llegando al collado voy directo a ver si tengo suerte con los Ciervos, que no suelen fallar en la zona, y efectivamente, me encuentro con cinco, dos machos y tres hembras, que durante el rato que no me vieron se dejaron hacer bastante.


En el collado tampoco se mueve mucho: Carbonero garrapinos, Herrerillo común, Reyezuelo listado, Agateador común, Trepador azul, Cuervo y una pareja de Zorzal charlo, por la zona en la que anidaron el año pasado (igual este año vuelve a haber suerte).

Carbonero garrapinos

Bajando, como ya hace algo de calorcillo, se ve alguna marioposa, unas parecen Colias, pero no llego a verlas posadas, y otras no hay duda Inachis io.

Inachis io

Para terminar una visita al embalse de Rioseco donde están los de siempre: Cercetas comunes, Anade real, Cormorán grande, Porrón moñudo, Zampullín común, Andarríos chico, Garza real, Lavandera blanca, Mito, y en las proximidades un bandete de Chovas a las que no pude afinar el pico, pero que por el tamaño diría que piquirrojas.