4 sept. 2012

Puerto de las Señales. 20 de agosto

Estaba visto que algún día tendría que subir al Puerto. Todavía sin amanecer, a la altura de La Foz me cruza un Lirón gris, el primero que veo vivo, buen principio.
Llego arriba ya con luz y me meto dirección al pinar, a ver si tengo suerte con algún Ciervo o Corzo o cualquier otra cosa que se pueda mover por la pista. Nada de nada, además ya hace calor y hay un viento raro, no hay ni juveniles de páridos, que por estas fechas andan en bandadas arrasando los Abedules y Pinos, así que me vuelvo y en unos Cardos al lado de una fuente me encuentro con esta Parnassius apollo, todavía despertando.


Parnasius apollo

En esta zona, aparte de la mariposa, solo acierto a ver un solitario Acentor, decididamente no es el día indicado para estar ahí.
Tiro dirección a las minas, por la pista, levanto un bando de Palomas torcaces, pasa un Gavilán como un tiro, a posarse en un árbol acosado por un Arrendajo...

Paloma torcaz

... y me llama la atención la cantidad de Vencejo común que hay, los hacía ya con el viaje iniciado, supongo que serán bandadas en paso, no los de las poblaciones de aquí.
Bajando por la pista escucho caer piedras, señal inequívoca, o más que probable, que los Rebecos anden cerca, efectivamente, allá arriba hay un grupo de madres y crías.

Rebeco

Me siento al lado de uno de los pocos árboles que hay, es un sitio que me suele dar bastante buen resultado, la pena que se está completamente al descubierto, y sin una mísera sombra, así que nada, a aguantar. Enseguida la espera empieza a dar sus frutos. Los primeros los Acentores comunes, entre las matas y en las ramas bajas, luego Mirlo común, Petirrojo, Pardillo, una Curruca sin determinar y un joven Carbonero común.

 Acentor común

 Acentor común

Carbonero común (juv.)

Por arriba hay cantidad de Avión común y roquero. 
Vuelvo a echarles una mirada a los Rebecos y resulta que se han movido, ahora están echados en una de las bajadas del pico del Lago, entre dos salientes de roca, de tal manera que si ando fino igual me acerco bastante sin que me vean por otro de los valletes que bajan, total, por probar... Hala, para arriba hasta llegar a una plataforma bastante cómoda para tumbarme, estoy bastante cerca pero los que están un poco más altos me han visto, aún así tardan un poco en reaccionar.


Rebeco

Toda es parte es una sucesión de agujeros y cuevas de antiguas minas, en alguna otra entrada ya he hablado de los nidos de Chovas en ellas, a estos dos los tenía a unos tres metros.

Chova piquigualda (juv.)

Son pollos de Chova piquigualda, más que nada porque cuando ya me iba apareció uno de los padres que intentaba entrar, a echarme la bronca.


Chova piquigualda

Desde aquí arriba hay una perspectiva bastante peculiar de la pista por la que bajé.


El punto negro centrado que se ve al lado del roquedo de abajo es la mochila, y en la curva del medio se puede ver el árbol que comenté antes, y al que volví después haber dejado tranquilos a los Rebecos y las Chovas.
No tardan en aparecer los primeros Papamoscas cerrojillos, hay una cantidad exagerada de ellos, y entre ellos disimulado un Gris.

 Papamoscas cerrojillo

 Papamoscas gris

Papamoscas gris

También algún Mosquitero musical viajero se deja ver.

Mosquitero musical

Ya va siendo hora de volver para el coche, por el camino voy espantando lejanos Zorzales charlos y algún Bisbita arbóreo. Tres Buitres leonados y la guinda del día, al que no esperaba ver ni por asomo, Alcaudón dorsirrojo.



Alcaudón dorsirrojo

2 comentarios:

Xurde.A dijo...

Pedazo reportaje vecín.muy buenes fotos y comentario...el puertu les Señales no defrauda casi nunca.
Salud .

Senén SC dijo...

Había que exprimir les vacaciones. Un saludo vecín.